La Revolución había triunfado en Buenos Aires pero, en el resto del territorio se mantenía la antigua organización intacta por lo que la adhesión a la causa revolucionaria no fue inmediata. A esto se sumaba, la gran extensión territorial, la ineficacia de las comunicaciones, el aislamiento de los pueblos y el espíritu localista. Por todo esto, a partir de 1810 se organizaron una serie de expediciones para controlar las zonas ocupadas aún por los realistas.

Protagonistas:

Los protagonistas fueron, por el lado de los criollos el Ejército del Norte y, por el otro lado, el ejército realista.
Un punto importante a rescatar en el Ejército del Norte, son los olvidados de la historia: las mujeres, que combatieron en el campo de batalla como Juana Azurduy y Macacha Güemes y aquellas que prestaron un servicio de espionaje sobre el ejército realista; los mestizos y nativos quienes, conocedores del terreno, se sumaron a la lucha con sus lanzas, flechas envenenadas, hondas y garrotes para cobrarse una revancha de cuatro siglos de explotación y, por último, los negros esclavos, que junto al dinero, ganado y propiedades que se donaban como adhesión a la guerra, fueron entregados por sus dueños constituyendo por momentos la cuarta parte del total del ejército.

Objetivos de las expediciones:

Primera Campaña al Alto Perú:
De acuerdo con lo dispuesto en el acta del 25, La Junta resolvió enviar una expedición sobre Córdoba y el Alto Perú a fin de extender La Revolución e impedir el alzamiento de algunos núcleos del interior que se mostraban reacios al reconocimiento del nuevo gobierno.
En esta campaña el jefe a cargo fue Antonio González Balcarce y se desarrolló entre los años 1810-1811.

Segunda Campaña al Alto Perú:El 27 de Febrero de 1812, el Triunvirato designó a Belgrano Jefe del Ejército del Norte, en reemplazo de Pueyrredón, quien había renunciado por motivos de salud. Con la orden de partida hacia ese nuevo destino, Belgrano recibió instrucciones para iniciara una retirada general en dicho frente, a fin de facilitar una ofensiva contra la Banda Oriental. Belgrano, sin embargo, desobedece las órdenes y marcha en contra de los realistas.

Tercera Campaña al Alto Perú:Después de la retirada de los patriotas, los gobernadores designados por ellos en el Alto Perú, decidieron oponerse a las tropas realistas. Esta campaña estará a cargo de Rondeau y se desarrollará en el año 1815.

Las consecuencias de la guerra para la economía y ciudades del antiguo virreynato:
A nivel político:
-Precipita la caída del Primer Triunvirato
-Se pierden las provincias del Alto Perú
-Se pierden las minas del Alto Perú
-Los pueblos del Alto Perú, cambian su opinión respecto a la Revolución de Mayo.
-Queda abierta la frontera a las fuerzas españolas para invadir las Provincias Unidas desde el noroeste.
-Favorece la futura creación de Bolivia.

En el ámbito económico:
El costo de esta guerra afectó gravemente la economía: miles de hombres debieron dejar sus actividades y marchar a los campos de batalla; para comprar armas y uniformes, el gobierno subió los impuestos; además, los propietarios debieron entregar vacas y caballos a las tropas.
Uno de los grupos más afectados fue el de los comerciantes criollos. Los comerciantes británicos aprovecharon la situación y empezaron a controlar el comercio de los productos que salían y entraban al país.

CUADRO DE LAS GUERRAS DE LA INDEPENDENCIA